Vacuna contra garrapatas… ¿Realmente existe?

Realmente es un término mal usado puesto que una vacuna es un compuesto de origen biológico usado clínicamente para inducir inmunidad activa frente a diversas enfermedades, mientras que a lo que se refieren es a un desparasitante inyectable llamado Ivermectina

 

  

M. V. Cesyairís Segovia
Corporación Montalbán III

Más de una vez hemos escuchado este término en la práctica diaria, muchas veces en boca de propietarios angustiados por conseguir la cura milagrosa para eliminar tan indeseado parásito de su amada mascota. Y realmente es un término mal usado puesto que una vacuna  es un compuesto de origen biológico usado clínicamente para inducir inmunidad activa frente a diversas enfermedades, mientras que a lo que se refieren  es a un desparasitante inyectable llamado Ivermectina.
La ivermectina, Es un compuesto parasítico derivado de las lactonas macrociclicas que fue diseñado para el control de parásitos internos (nemátodes) principalmente y en menos proporción para el control de ácaros, que incluye garrapatas y demódex (sarna). Podría decirse que es uno de los medicamentos usados indiscriminadamente en nuestro país, debido a la ausencia de políticas que reglamenten la venta de medicinas veterinarias. Lo más grave del asunto es que es aplicada en muchos casos por los propietarios, desconociendo la dosificación adecuada, exponiendo a sus mascotas a intoxicaciones no reversibles, abscesos por mala inyección, dolor, etc.
Existen muchos mitos y realidades sobre el uso de la ivermectina; no es tóxica para el hígado siempre y cuando se respete la dosis, puede usarse mensualmente si es necesario, no debe usarse en cachorros menores de 2 meses, ni hembras gestantes ni lactantes y sobre todas estas, existen razas susceptibles como Husky Siberianos, Samoyedos, collie y pastor inglés, australiano, entre otras, por deficiencia de una proteína que protege su cerebro lo que ocasiona que se intoxiquen con facilidad. Los signos de intoxicación por ivermectina van desde pupilas dilatadas, letargia, ataxia, debilidad, temblores, ceguera y coma.
En tal sentido, se hace muy importante resaltar que incluso utilizando las dosis adecuadas del antiparasitario es muy improbable que se logre controlar eficazmente las garrapatas y otros parásitos externos, es allí donde su veterinario de confianza podrá orientarle y recetarle el tratamiento y procedimiento para lograrlo.







CONTACTANOS
E-mail: masqamigostumascota@gmail.com

0212-424.1333/ 0412-227.0045 / 0412-274.0510

    

Prohibida su reproducción, todos los derechos reservados
Diseñado por Editorial Tuqq´s Group, C.A. 



DIRECCION