¿Gatos y pájaros
pueden convivir
en la misma casa?

Son unos depredadores, y los otros son animales de presa. Cualquiera que haya visto la serie de dibujos animados de Silvestre
y Piolín sabe cuál es cuál, y sabe por qué
a veces puede ser difícil tener gatos y pájaros bajo el mismo techo. Sin embargo, aunque
a veces puede ser difícil, no es imposible que puedan convivir gatos y pájaros
en la misma casa

Si eres de esos que aman ambas especies, no tienes que elegir entre un tipo u otro de mascota. Si tomas las precauciones adecuadas para preservar la seguridad de todas tus mascotas, podrás conseguir que tanto tus gatos como tus pájaros puedan convivir bajo el mismo techo.

¿Por qué tener gatos y pájaros en casa puede ser complicado?

La mayoría de la gente sabe la principal razón por la que los gatos pueden ser un peligro para las aves. Los gatos son cazadores por naturaleza, y cuando ven un pájaro volando, el instinto les incita a atacar. El acecho y el ataque repentino son actos reflejos para los gatos. No creo que un pájaro se sienta seguro sólo porque pueda volar. Hemos visto muchas veces cómo los gatos pueden saltar, atacar violentamente y atrapar a la presa en el aire.
Un peligro menos conocido de los gatos es la bacteria Pasteurella que llevan en su saliva. Esta bacteria es en su mayoría inofensiva para los gatos (aunque a veces puede causar infecciones respiratorias o abscesos), pero es mortal para las aves si no se trata rápidamente.

Entonces ¿cómo puedes garantizar la seguridad de estos dos tipos de mascotas?

Muchos gatos son adictos a golpear las jaulas de los pájaros baratas y poco consistentes, lo que provoca que, aunque la puerta permanezca cerrada, el pájaro se golpee fácilmente con las paredes de la jaula, y muy probablemente se estrese. Por lo tanto, lo primero que debe hacer es comprar una jaula resistente y robusta, preferiblemente con un buen soporte.
Asegúrate de que no tiene puertas correderas que tu gato pueda abrir fácilmente con la nariz o con una pata. Si ya tienes una jaula y tiene una de estas puertas, asegurarla con cinta elástica segura para pájaros o una pinza de madera para tender la ropa puede funcionar para las aves pequeñas.
Lo mejor es colocar la jaula en la pared. Esto no sólo hace que el pájaro se sienta más seguro, sino que también reduce las probabilidades de que la jaula sea golpeada.


Deja que el gato y el pájaro se conozcan
entre sí

Algunas personas están completamente en contra de introducir los pájaros a los gatos, e insisten en mantener a sus mascotas en áreas separadas de la casa, y otras personas permiten que sus mascotas se mezclen libremente. Otros eligen algo intermedio. En muchos casos, dejar que los animales se vean entre sí es algo bueno, porque entonces es más probable que tu gato aprenda que el pájaro es «su amigo, no comida». No importa cómo de cuidadoso seas al mantener a tu gato lejos de la habitación donde tienes el pájaro; puede llegar a colarse. Si esto sucede mientras el pájaro está libre fuera de la jaula y tu gato todavía ve al ave como una presa… bueno, no hace falta explicar más; se masca la tragedia si no adviertes la presencia del gato a tiempo.
Una vez que ambos animales estén preparados, coge a tu pájaro y sácalo de la jaula sujetándolo con tus manos y mantén una estrecha vigilancia sobre ambas mascotas, y estate preparado para reaccionar con rapidez si prevees que uno va a saltar sobre el otro. Sería una buena idea contar con la ayuda de una segunda persona, para sujetar al pájaro mientras el otro sujeta al gato.
Algunas personas prefieren dejar que sus gatos y sus pájaros se acaricien y jueguen juntos, pero hay que tener precaución si se hace esto. No se puede permitir que el gato lama al pájaro para asearlo debido a la bacteria Pasteurella que reside en su saliva, y por supuesto, también tienes que estar pendiente de las garras y los dientes de unos y los picos de otros, que pueden hacer mucho daño. En algunos casos funciona y todas las mascotas son felices juntas y revueltas, pero es tu decisión arriesgar.

Supervisar antes de salir de casa

Si sales de casa o por cualquier otra razón no puedes supervisar a tus mascotas, no dejes a tu pájaro fuera de la jaula en presencia del gato. El instinto puede tomar el control incluso en los animales más apacibles, lo que puede provocar que alguien salga herido o incluso algo peor. Además, un gato puede aplastar a un pájaro o puede causarle un simple rasguño demasiado pequeño como para apreciarlo, pero lo suficientemente grande como para provocarle una infección letal.
Al igual que las personas, los animales tienen diferentes personalidades. Los gatos y los pájaros a veces pueden llegar a ser los mejores amigos, pero no siempre funciona así. Algunos pájaros siempre son cautelosos con los gatos, y a veces incluso podrás encontrarte con un gato que tiene miedo de las aves. Tu objetivo principal debe ser conseguir que tus mascotas se toleren entre sí, y reconocer que todas son miembros importantes de la familia.





Para recibir nuestra Edición Digital