Amputación de uñas en gatos… Crueldad, comodidad o salvación

Los gatos son sin duda alguna criaturas adorables, con personalidades muy variadas pero únicas sin discusión alguna

M.V. Eric Espinosa
Animalia / Top Animal

De hecho cada vez más existe una migración en su preferencia como mascotas, ya que son seres independientes, cariñosos, auto-limpiantes (son muy rigurosos con su aseo), hacen sus necesidades en su cajita sin que nadie los enseñe, sus requerimientos de manutención son menores en comparación a los perros, son más longevos en promedio, económicamente menos demandantes que los perros básicamente por un tema de tamaño, no requieren peluquería, comen menos, se enferman menos, en fin, no es por casualidad que con el tiempo hayan cobrado popularidad.

Sin embargo estas simpáticas mascotas tienen, a diferencia de sus pares caninos, la costumbre de afilarse las uñas y marcar territorio con las mismas muchas veces en lugares inapropiados (muebles).
Este es un instinto que en la mayoría de los casos no genera ninguna molestia, sobre todo cuando lo hacen en árboles, alfombras o en los juguetes diseñados para tal fin (rascadores). Pero existe un pequeño grupo de gatos que se obsesiona por demarcar el mueble de su gran amor….su dueño. Y esta conducta obedece a que los gatos no nos ven como sus dueños, si no al revés, son ellos nuestros dueños y cuidadores.

Al dejar nuestro olor en nuestro sillón favorito, instintivamente ALGUNOS gatos reclamarán con sus uñas la propiedad no sólo del mueble, sino también de nosotros. Cuando este comportamiento se vuelve obsesivo… comienzan los problemas y el debate.

Ciertamente el corte de uñas definitivo Salud(oniquectomía) es un procedimiento radical e irreversible, que debe ser bien sopesado antes de su realización. Existen diferentes técnicas para su realización, dos de las cuales le crearon- muy mala fama por sus consecuencias en el mediano y largo plazo. Sin embargo, su ejecución puede ser la diferencia entre el abandono, eutanasia o una vida feliz y longeva.

Las tres técnicas principales consisten en lo siguiente:

1) Amputación parcial de la falange distal (3era falange) para retirar el tejido ungueal (tejido germinativo a partir del cual nace y crece la uña). Esta técnica es por largo el que peor fama le generó al procedimiento, ya que el postoperatorio es particularmente doloroso para el paciente a pesar del uso de analgésicos. Así mismo puede con frecuencia generar molestias para el resto de la vida del animal.

2) Amputación total por desarticulación de la falange distal (3era falange). Es una técnica de fácil ejecución que genera muy poca molestia en el paciente y cuyas consecuencias a mediano y largo plazo son mínimas

3) Tenectomía del tendón retractor de la uña. Este es un procedimiento relativamente laborioso ya que consiste en la amputación parcial del tendón que permite sacar la uña. Se convierte en 10 microcirugías durante su ejecución por lo que conlleva a actos quirúrgicos más prolongados.

Por otra parte tiene la desventaja de que si el propietario se descuida, las uñas tienden a crecer demasiado incluso hasta clavarse en la piel del animal. Por ello después de la misma el propietario debe periódicamente cortarle las uñas a su mascota.

Antes de siquiera considerar realizar este procedimiento, un dueño responsable debe agotar alternativas efectivas para el control del problema como:

- Colocar rascadores e incluso colocar o frotar sobre ellos franelas sudadas del dueño

- Hacer terapias aversivas para que no siga arañando el mueble. Algunas incluyen: dispararle agua desde la distancia cuando lo haga, tirar un pote lleno de monedas cerca cuando lo haga, colocar papel contact con la pega hacia arriba en el área del mueble en cuestión, colocar spray de feromonas (feliway) en el área afectada, colocar protectores a las uñas y enriquecer el área del gato (zonas de escape y descanso aéreos, juguetes de distracción, entre otros)

Sólo cuando se hayan agotado estas alternativas y hayamos fracasado en el intento, se puede considerar la opción quirúrgica, siempre teniendo claro que una vez realizada, este tipo de pacientes deben vivir dentro de casa, ya que no tiene armas con que defenderse.

Lejos de lo que muchos piensan, los pacientes después del procedimiento continúan instintivamente marcando los muebles y superficies, sólo que ya sin uñas.

El debate sobre este procedimiento siempre continuará abierto… es mejor operar, abandonar o regalar a la mascota, vivir con la molestia de muebles destrozados o… en fin… seguirá la discusión.

Cualquier decisión que decida tomar debe estar orientada por un profesional veterinario, es la persona más capacitada para ayudarle con el problema. Cualquier sacrificio por un gato… bien vale la pena.



Para recibir nuestra Edición Digital