(FIV) Virus de la Inmunodeficiencia Felina

es un lentivirus (de la familia Retroviridae) que afecta a los gatos domésticos mundialmente, y es el agente causante del sida felino. Aproximadamente un 11 % de los gatos del mundo están infectados con el virus.

M.V. Milagros Reyes

Hoy les hablare un poco de la INMUNODEFICIENCIA FELINA, mal llamada el SIDA en los gatos. Es más común que afecte a los gatos no esterilizados y adultos. Es una enfermedad viral que afecta a las células como glóbulos blancos o leucocitos, lo que produce destrucción del sistema inmunológico que va decayendo lentamente y presentando diversos síntomas en la medida que va progresando.

Por ser una enfermedad viral es común su transmisión durante una pelea entre gatos, las cuales son muy comunes en machos sin castrar en busca de las hembras.

Por ser una enfermedad que va progresivamente no tiene síntomas específicos, ella los va presentando por etapas según el progreso de la misma, comenzando con fiebre, leve aumento de los ganglios linfáticos, problemas intestinales, Afecciones bucales, pérdida de peso malestar general y otras enfermedades que son oportunistas que por tener el sistema inmunológico en depresión se presentan agravando la situación y se tienen que ir tratando sintomáticamente.

El virus de inmunodeficiencia felina, VIF o FIV (por su sigla en inglés) es un lentivirus (de la familia Retroviridae) que afecta a los gatos domésticos mundialmente, y es el agente causante del sida felino. Aproximadamente un 11 % de los gatos del mundo están infectados con el virus. Este virus difere taxonómicamente de otros dos retrovirus felinos, el virus de leucemia felina (FeLV en inglés) y el espumavirus felino (FFV en inglés) y está más emparentado con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Dentro de los VIF, se identificaron 5 subtipos basándose en las diferencias de la secuencia de codificación de la cobertura viral. El VIF es el único lentivirus no primate que causa un síndrome similar al del sida, pero no siempre la muerte del gato, pueden vivir relativamente familiares como portadores y transmisores de la enfermedad por muchos años.

Hay disponible una vacuna aunque su eficacia permanece incierta, y los gatos siguen dando positivo a las pruebas de anticuerpos del VIF después de ser vacunados.

El VIF fue descubierto en 1986 en una colonia de gatos que tenía una alta prevalencia de infecciones oportunistas y condiciones degenerativas, y fue identificada como enfermedad endémica en la población mundial de gatos domésticos.Para su diagnóstico existen test, los cuales no son un 100% seguro.

Hasta ahora no hay tratamientos para combatir, lo primero sería llevar a su veterinario y castrar al gato y mantenerle una buena calidad de vida, el médico tratante le enviara el tratamiento más idóneo para el angelito de cuatro patas.

Prevención para esta enfermedad castración y existe una vacuna en otros países en el nuestro no y aun no se confirma que tan eficiente es. Bueno ahora me despido deseando lo mejor para ustedes y mis ángeles.



Para recibir nuestra Edición Digital