Osteosarcoma canino

Es el tumor óseo más frecuente en la especie canina, sobre todo a razas grandes y gigantes, que afecta principalmente a las extremidades, en las que provoca destrucción de la estructura ósea

M.V. Marilena Rangel
ESPAÑA

Con mayor frecuencia se afectan las extremidades anteriores, (patas delanteras). Las edades más frecuentes de aparición son entre 18 y 24 meses y entre 7 y 9 años, aunque esto no quiere decir que fuera de estos rangos no aparezca.

Síntomas:
La más habitual es la claudicación (cojerá), que puede ser de aparición progresiva o más repentina, incluso se pueden apreciar abultamiento en la zona afectada. Estas cojeras pueden responder al tratamientos de analgésicos, pero al terminar de dar la medicación reincide otra vez la claudicación!. En varias ocasiones puede dar inapetencia, fiebre y decaimiento pero es cuando la patología (enfermedad) está muy avanzada!

Diagnóstico:
Radiografías, (del miembro afectado y más si presenta una cojera repentina) donde se observa, si estamos ante un osteosarcoma, una destrucción de la estructura del hueso (osteolisis), que puede ser de mayor o menor extensión, dependiendo de la evolución. Tras esta sospecha que se observa por radiografía, es necesario realizar biopsia, es decir, tomar una muestra de hueso, para analizarla en el laboratorio, donde nos dirán qué tipo de lesión hay (si es osteosarcoma o no y el grado).

Causas y complicaciones:
Se han realizado numerosos artículos para intentar entender por qué aparecen los osteosarcomas. Parece ser que hay una influencia genética bastante alta, ya que son tumores que afectan a razas grandes y gigantes, incluso a algunas razas más que otras, como el Irish Wolfhound o el Rottweiler.
En esta última incluso parece que la esterilización a edades tempranas puede favorecer la aparición de este tumor.
Debido a que produce destrucción del hueso, podría llegar a producir fracturas con golpes o contusiones muy leves. Además, el osteosarcoma puede dar lugar a metástasis en otras zonas del cuerpo, lo que agrava la situación.

Tratamiento recomendado:
Ante un caso de osteosarcoma, ya que afecta a extremidades, el tratamiento de elección es la amputación de la extremidad.
NO se recomienda en caso de METÁSTASIS o si hay problemas de movilidad en el resto de extremidades.
Por ejemplo, si se va a amputar una extremidad delantera, pero en las traseras hay serios déficits y el perro no se mantiene levantado, no sería adecuado realizar esta intervención.
Además, posteriormente se recomienda el tratamiento con quimioterapia, ya que la amputación puede no ser suficiente.
Todas estas recomendaciones hay que adaptarlas a cada caso, ya que no en todos los perros se siguen los mismos pasos.

Pronóstico:
No es bueno, ya que los perros que padecen este tipo de cáncer tienen una esperanza de vida corta. Pero depende de si hay o no metástasis, del grado y de la severidad de la lesión.
Por lo tanto, un diagnóstico precoz es muy importante en la evolución y en la esperanza de vida.
Aquí les dejo 4 imágenes de la paciente llamada Lupe, con 7 años de edad! Que presentó un osteosarcoma del miembro posterior izquierdo (pata trasera) y metástasis a nivel de tórax.


La propietaria de la paciente, decide llevar a Lupe a su veterinario de confianza porque de manera inesperada comenzó a claudicar (cojear) de esa pata trasera.
El veterinario al hacer la revisión física detecta que esa pata (a nivel de la rodilla) está inflamada y con dolor, él manda analgésicos y a su vez remite a la paciente a hacerle una radiografía del miembro posterior izquierdo, (pensando que podía tener ruptura del ligamento cruzado), es ahí cuando llega a mi consulta y le elaboro el rx (que el colega pidió hacer), al realizarla se detecta que es un osteosarcoma, por faltas económicas no se le realiza la radiografía de tórax el mismo día que se le realizó la del miembro trasera.
Una semana mas tarde se le realiza la radiografía de tórax y también se confirma que tiene metástasis la perrita, no se le dio ni 6 meses de vida, ya que la paciente estaba presentando una fuerte tos, en menos de un mes la paciente le costaba incorporarse por sí sola, no estaba tan activa y la tos se frecuentó más, a parte al toser expulsaba algo de sangre. La propietaria decide sacrificarla.



Para recibir nuestra Edición Digital