Luxación de la rótula del Jack Russell Terrier

El Jack Rusell no se escapa de esta regla ya que tiene una cierta predisposición genética a sufrir algunas enfermedades hereditarias de tipo musculo esqueléticas

 

  

Todas las razas padecen de ciertas enfermedades por su predisposición genética y el Jack Rusell no se escapa de esta regla ya que tiene una cierta predisposición genética a sufrir algunas enfermedades hereditarias de tipo musculo esqueléticas (músculos, huesos y ligamentos, su movilidad puede verse afectada por su tendencia a la luxación del hueso de la rótula, y por la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes, que no es más que una degeneración de la cabeza del fémur la cual se desarticula de la cadera provocando gran dolor al momento de hacer ejercicio o al moverse, y una singular cojera.
La luxación de la rótula se presenta cuando este pequeño hueso situado justo delante de la articulación de la rodilla sobre el fémur (en el surco de la tróclea del fémur, concretamente) y que ayuda a que los ligamentos del sistema extensor de la rodilla puedan realizar mejor su función, se desplaza hacia izquierda o derecha de su posición, si se mueve “hacia dentro” es una luxación rotuliana medial y si el movimiento es “hacia fuera” se dice que estamos ante una luxación rotuliana lateral, en ambos casos provocando un roce (trauma) sobre las superficies troclear y desencadenando, en el animal gran dolor, debilidad funcional, dificultades para caminar, molestias y con el paso del tiempo artrosis; por lo tanto su correcta posición es necesaria para el correcto funcionamiento de la rodilla.
La prueba de ayudad diagnostica para descartar esta patología, es una radiografía de la articulación de la rodilla cuando el animal ha finalizado su crecimiento óseo, esto ocurre alrededor de los 12 meses de edad. Se recomienda que los perros que padecen esta patología no se usen para la reproducción.
El tratamiento médico se lleva a cabo cuando la luxación es muy leve o cuando no es posible realizar el tratamiento quirúrgico por cualquier motivo. El médico veterinario evaluara la terapia a aplicar (consiste en antiinflamatorios y analgésicos) según el grado de dolor, el estado de la articulación y del paciente.
La técnica quirúrgicas que se realiza normalmente incluye dos partes: una trocleoplastia (remodela el hueso) y una transposición del punto de inserción del tendón rotuliano (que corrige el problema asociado a los tejidos blandos y ligamentos). Ambas técnicas en una misma cirugía.
Existen otros métodos que ayudan a controlar esta patología, como la fisioterapia y la rehabilitación, tanto si se ha operado al paciente como si se ha optado por un tratamiento. Se pueden administrar al paciente otros tratamientos como condroprotectores o tratamiento tópicos según sea el caso.







CONTACTANOS
E-mail: masqamigostumascota@gmail.com

0212-424.1333/ 0412-227.0045 / 0412-274.0510

    

Prohibida su reproducción, todos los derechos reservados
Diseñado por Editorial Tuqq´s Group, C.A. 



DIRECCION